viernes, octubre 13, 2006

Té árabe

El primer vaso, amargo como la vida. El segundo, dulce como el amor. Y el tercero, suave como la muerte.

No hay comentarios: