lunes, diciembre 25, 2006

Benditas hostias

Ante según que experiencias en la vida, una amiga mía emplea la siguiente frase:

Bendita sea la hostia que me acabo de dar.

Símplemente ¡Glorioso!

Muchas gracias, Isabel ;)

La rosa

Te regalé una rosa. Pero la rosa perecerá. Su color se apagará. Su aroma desaparecerá; sus hojas marchitarán y al suelo caerán. Al final, nada de ella quedará.

Tengo otra rosa para ti. Desde el primer día la he visto crecer. Nada pude hacer para evitarlo. Así que todos los días la miro. Todos los días la cuido. Todos los días me admiro, de verla tan hermosa.

No te daré esta rosa. Porque aunque te gusta, se que no la quieres. La abrazaré con dulzura todas las mañanas. La besaré con amor todas las noches.

Esta rosa, para mi desgracia, no es de las que mueren.

Estupidez humana

La estupidez humana no está acotada superiormente, siempre se puede encontrar un ser humano más estúpido que el anterior. Si alguien me dice que esta relación no es posible en un conjunto finito le diré que mire la cara de sus congéneres en el metro un día cualquiera y que lo vuelva a pensar. No hace falta que se desanime ni que llore, con que asienta levemente es más que suficiente.
Leido aquí.

jueves, diciembre 21, 2006

Las claves de la prosperidad

Reglas de la Buena Suerte:

  1. La suerte no dura demasiado tiempo, porque no depende de ti. La Buena Suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre.

  2. Muchos son los que quieren tener Buena Suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.

  3. Si ahora no tienes Buena Suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre. Para que la Buena Suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias.

  4. Preparar circunstancias para la Buena Suerte no significa buscar sólo el propio beneficio. Crear circunstancias para que otros también ganen atrae a la Buena Suerte.

  5. Si dejas para mañana la preparación de las circunstancias, la Buena Suerte quizá nunca llegue. Crear circunstancias requiere dar un primer paso... ¡Dalo hoy!

  6. Aun bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la Buena Suerte no llega. Busca en los pequeños detalles circunstancias aparentemente innecesarias..., pero ¡imprescindibles!

  7. A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa.

  8. Nadie puede vender suerte. La Buena Suerte no se vende. Desconfía de los vendedores de suerte.

  9. Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la Buena Suerte llegue, confía.

  10. Crear Buena Suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad. Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡siempre está ahí!



Síntesis: Crear Buena Suerte únicamente consiste en... ¡Crear circunstancias!

Si a estas alturas, todavía no entendeis nada... recordad que el cuento de la Buena Suerte no está en vuestras manos por casualidad.

sábado, diciembre 09, 2006

Las reglas del juego

Regla de Oro: Haz a los demás lo que te agradaría que te hicieran a ti. Esta regla no toma en consideración las diferencias humanas.

Regla de Plata: No le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti.

Regla de Bronce: Haz a los demás lo que ellos te hagan. Paga el bien con el bien, pero el mal con justicia (Confucio). Si el enemigo se inclina hacia la paz, inclínate también hacia la paz (Bill Clinton). Lo malo es que si se sigue para responder al mal, se entra en un estado de vendetta inacabable (la violencia engendra violencia).

Regla de Hierro: Haz a los demás como te plazca, antes que ellos te lo hagan a ti.

Regla de Hojalata: Trata de ganarte el favor de los que están por encima de ti y abusa de los que tienes debajo. Esto sería aplicar la regla de Oro para los superiores y la de Hierro para los inferiores.

Selección por parentesco: Privilegia en todo a tus parientes cercanos y haz lo que quieras a los demás. También llamada nepotismo.

Estrategia tal para cual: Coopera primero con los demás y luego haz lo que ellos te hagan. Esta conducta recibe el nombre de altruismo recíproco.

Carl Sagan, Miles de millones

martes, noviembre 21, 2006

Plan oculto

Me llamo Dalton Russell. Presten atención a lo que digo, porque escojo las palabras cuidadosamente y no las repetiré otra vez. Les he dicho mi nombre: soy el quién. El dónde, podríamos describirlo como una cárcel, pero hay una enorme diferencia entre estar en una celda diminuta y estar en la cárcel. El qué, es fácil. Hace poco planeé y puse en marcha la ejecución del atraco perfecto a un banco. Eso incluye el cuándo. Y el porqué, aparte de la motivación económica, es así de simple: porque puedo. Lo cual nos deja sólo el cómo, y, señores, he ahí la cuestión, como diría Shakespeare. [...]

No soy un mártir. Lo he hecho por dinero. Pero eso no es suficiente si no puedes mirarte al espejo. El respeto es la mejor de las monedas. Le he robado a un hombre que vendió el suyo por unos dólares. Y que después intentó lavar su culpa, ahogándola en una vida de buenas obras y un mar de respetabilidad. Y casi lo consigue, pero, inevitablemente, cuanto más huyes de tus pecados, más agotado estás cuando te pasan factura. Y te pasan factura. Siempre. Eso nunca falla.


Dalton Russell

sábado, noviembre 18, 2006

Todo soy yo

¿Por qué la música tan recordada, tan necesaria, tan evidente, tan traicionera, tan femenina me ataca, me derrota, me humilla y luego me ensalza hasta las cumbres y perdido me deja en ellas?
¿Por qué vuelvo a ella, a su placer, a su recuerdo, a su sensibilidad, a su dureza, a su traición, a su encanto, a su añoranza y lloro, sufro, río y vivo con ella y por ella?
¿Será por la música? ¿Será por los recuerdos que la música me trae? ¿Será solo por mí?
Sí, es mi mente, también femenina, también traicionera, quien me hace saborear mis recuerdos y soy yo quien debo luchar para creer que lo mejor aun está por llegar.
Soy yo quien debo esperar nuevas músicas y con ellas crear nuevos recuerdos.
Soy yo quien debo romper con el pasado, pero ¿por qué romper si mi pasado me gusta?

Solo es música, solo son recuerdos. Sin mí no son nada. Solo soy yo. ¡No seas necio!
La música, la de entonces, la de ahora, la que escuchas o la que recuerdas y tarareas, esa música es para vivirla, para disfrutarla.
Esos recuerdos son para mejorarlos, para hacerte más inteligente ¿o será más sabio? Para enseñarte a vivir toda la vida que aun nos queda por delante.
Para ser libre y decidir. Para que la decisión sea mejor. Y todo, realmente todo, todo soy yo.


PD: Al señor moderador de la bitácora: Si lo publico 20 veces es porque cada vez que lo subo me doy cuenta de un nuevo "?" que no es "?" sino "..." o las propias " o yo que sé, así que paciencia.

jueves, noviembre 16, 2006

Esperar

No me hagas esperar tanto,
nunca, que me desespero.
No me hagas tener tantas ganas,
nunca, que me muero.
Ayúdame a aceptar la nostalgia
de lo que no volverá...
A no perder la ilusión
de lo que anhelo...
A hacer las cosas
cuando quiero...

Leído aquí.

domingo, noviembre 12, 2006

El cartero del barrio 4

He aquí una historia entre lo real y lo ficticio. Ha sido presentada en el concurso literario de la localidad sevillana
Los Palacios y Villafranca de relato breve.
No creo que haya ninguna opción (en el 2005 fueron más de 400 relatos), pero como dicen los perdedores: lo importante es participar

Al menos espero que os guste y también espero vuestros comentarios. Un saludo

... como todas las mañanas me levanté temprano para ir a trabajar. Por entonces yo era un simple contratadillo, vamos el pobre desgraciado que le tocaba comerse todas las sustituciones por bajas, vacaciones o asuntos propios de los carteros fijos. Sin embargo, siendo que mi oficio vocacional realmente era la informática y que había estudiado, que no acabado todavía, la ingeniería, era de los más preparados de la plantilla.
Sí, se que resulta presuntuoso decirlo, pero era la verdad y ya que nuestro jefe no era una persona muy profusa en halagos, me los tenía que dar yo.

El otoño había llegado, pero en la costa aun no hacía nada de frío. La lluvia, con mayor intensidad en los primeros días de noviembre, era la única señal de la estación en curso. El horroroso mes de noviembre estaba allí y con él todas esas cantidades ingentes de cartas y sobre todo de impresos y revistas publicitarias de venta por catálogo...

Se veía que él no estaba bien. Sus ojos estaban más apagados que nunca, su rostro más cansado y deteriorado, su mirada lejana y su palabra inexistente. Mila, entonces de baja, le llamaba la voz, pues cada vez que hablaba, pese a hacerlo pocas veces, sonaba profunda y serena, típica de un programa de radio. Él era un muchacho, algo entradito en años, natural de Albacete y todavía, después de dos años entre nosotros, no nos quedaba claro porqué había elegido ese destino en la costa. Algunos comentaban que tenía amiga por tierras más al norte y que había elegido nuestro pueblo para estar a mitad de camino entre la familia y ella. Otros, los mal pensados, decían que quería dejar su pasado atrás, pero yo se que eso no era cierto, porque cada vez que podía volvía a visitar a su madre y amigos, allí en Albacete.
Sus andares eran siempre tranquilos, pero el barrio lo acababa al día, como el que más. No solía tener ningún fallo y la gente a la que le repartía siempre lo saludaba a su paso. Pero él estaba triste, o mejor dicho, él casi ni estaba.

Las últimas semanas se comportaba más raro que de costumbre. Yo lo sabía y lo notaba. El hecho de estar espalda contra espalda con él, el hecho de hablar todos los lunes de nuestros equipos de fútbol, el mío el Real Zaragoza, pues yo soy de allí y siempre será mi equipo y él del Alba, entonces en segunda pero con las miras puestas a ascender, el hecho de hablar un poquillo de nuestras cosillas, de los compañeros, de cómo es la vida cuando uno no está en su tierra, aunque yo jugase con ventaja...

Pocas veces le hablaba de mis enanos, y casi nunca de mi mujer. Para hablar de mis dos hijos estaban mis compañeras, todas ellas madres. Y tampoco hablábamos de nuestros barrios, entre otras cosas porque él siempre había hecho ese, el barrio 4 y yo en esos años había hecho todos, todos menos el suyo.

También hablábamos por correo electrónico. Recuerdo que ya una vez, tiempo atrás, él había estado faltando unos días. Creíamos que estaba enfermo e iba al médico, pero no lo sabíamos seguro. Un día me decidí a escribirle un correo y me dijo que ya todo estaba bien, que ya todo estaba solucionado. Me sentí tranquilo y reconfortado.
Pero en ese noviembre no, las cosas no iban bien. Yo, como siempre, me ofrecía para lo que hiciera falta, desde acompañarlo alguna tarde a pasear hasta lo que fuera. Una mañana me lo dijo:
- ¿Has leído mi correo?
- No, no me llegó ninguno ayer. - Contesté yo.
- Bueno, te mandaba algo... no nada en especial ¿pero de verdad que no lo has leído?
- No, hombre, no. Ya sabes que si lo hubiera leído algo te hubiera comentado.
- Ah, claro... - Su voz se apagó por un instante. Y titubeando me lo soltó - Pues te pedía dinero.
- ¿Dinero? Ah, vaya... pues de verdad que no me ha llegado nada.
- 200 Euros.
- Jo, pues no se cómo lo voy a hacer, no se donde está mi tarjeta y sin ella, claro, no puedo sacar dinero...
Casi no había acabado cuando él ya me cortó:
- Tranquilo, lo entiendo.
- No, Álvaro, no, que es verdad, pero la busco y quedamos a la salida del curro, a las 3.
Era cierto, mi tarjeta no sabía donde estaba y recordaba haberla dejado el día anterior entre mis cosas, encima de la mesa, a la vista de todos, mientras liquidaba los certificados. Fui malo, ahora se que fui malo, porque por un momento dudé de él. Es la inseguridad que provoca la fragilidad del ser humano. Cogí la moto y salí disparado hacia casa, aprovechando que era la hora del almuerzo. Recuerdo llegar a casa y estar mi madre tumbada en el sofá, había venido a cuidar del pequeñín, pachucho de la tripa, siendo que ella tampoco se encontraba bien ese día.
Subí corriendo a lo alto de la buhardilla lo más rápido que pude, encendí mi ordenador y mientras este arrancaba busqué la tarjeta, entre la duda y la obligación. La hallé. Me sentí mal. Me sentí injusto. Me sentí traidor y me dolió, me dolió no tanto por él, sino por mí mismo.

Al volver del almuerzo le dije que había ido a por la tarjeta, que ya la tenía y que si tantas veces me había ofrecido era para cumplirlo. También le dije que había leído el correo y le di gracias por confiar en mí, por tenerme como su compañero y amigo. Le dije que siguiera contando conmigo.

Las dudas siguieron estando hasta el momento de darle el dinero, en el fondo solo eran 200 euros, pero para una persona trabajadora, con niños e hipoteca, y sobre todo no acostumbrado a dejar y menos a pedir, era un complicado trago.
Se lo di, le dije que si se quería venir a comer algo conmigo, que invitaba yo, pero rechazó la invitación.
Al día siguiente el raro era yo. Pero poco a poco me fui relajando y pasó bien la jornada. Llegó el fin de semana y el lunes siguiente. Una compañera se acercó y le recordó que necesitaba el dinero prestado, que si ya había cobrado. ¡Vaya, no era yo su único "acreedor". Eso me asustó. Le pregunté y me dijo que al día siguiente nos lo daría, que solo éramos ella y yo. Tenía pedido el préstamo y ese martes se lo confirmaban, justo antes de salir de puente a su tierra, justo al día siguiente.

Aun me duele, me duele mucho. Sus ojos fuera de las órbitas, reventados de sangre, cristalinos, rotos por dentro. Había llegado tarde, cuando nunca lo había hecho. Se acercó a mí y me devolvió mi dinero.
- ¿Seguro que no lo necesitas aun?
Sus ojos se me clavaron. Su voz, pesada y rasgada parecía provenir del mismísimo demonio:
- Me han denegado el préstamo? No lo entiendo.
Ese día repitió varias veces que se iba a Albacete, pero que no sabía si volvería. Hablé poco, pero lo suficiente con él: Sabía que en mi casa tendría comida y teléfono para llamar a su madre.
Volvió, volvió durante unos días hasta los siguientes asuntos propios y ya no volvimos a saber de él.

No lo vi, pero lo se. Se que fue paseando hasta la playa. Anduvo, anduvo y meditó, anduvo y pensó, anduvo y casi se rindió. Se acercó a las rocas, desde lo alto lo miró, miró el acantilado y no tuvo miedo. En el último momento decidió vivir, reempezar su vida y ser feliz.
Pasaron muchos meses, no se, tal vez un año. Un día sucedió, llegó una postal:
Al amigo Jujosaro: Gracias por tu web, me ayudaste y ahora soy libre. Me va todo muy bien y soy feliz. Ven cuando quieras, solo tienes que preguntar por mí. Cuídate.
PD: Da saludos a los demás y otro beso fraternal a Merche.

La postal no era una típica imagen de ningún sitio conocido, de una iglesia, una playa o un monumento, no. Era una fotografía suya delante de un local cuyo rótulo versaba así: Casa el Albaceteño.
Nadie sabía como, pero se había montado un bar, en el pueblo de su amiga, y parecía muy feliz.
Tal vez yo tuve algo que ver, eso espero, pero me da igual, para mí fue un triunfo. Desde entonces y como antes, cada mes, en mi web se siguen viendo protestas, la protesta de jujosaro.net y por ello yo también soy feliz.

sábado, noviembre 11, 2006

Llévame

Llévame, lejos de mi tristeza
llévame, lejos de mi locura
llévame, coraje para guiarme
llévame, fuerza en mi interior.

Toda mi vida he estado escondiéndome
deseando que hubiera alguien como tu
ahora que estás aquí, ahora que te he encontrado
se que eres el único que puede sacarme de aquí.

Llévame, ámame y cuida de mi
llévame, dame y comparte
llévame, la cruz que cargo

Toda mi vida he estado escondiéndome
deseando que hubiera alguien como tu
ahora que estás aquí, ahora que te he encontrado
se que eres el único que puede sacarme de aquí.

Llévame
oh! llévame
no me llevarás.

Esta es una canción de Sarah Brightman traducida lo mejor que he podido.

Para los que quieran oirla, aquí con imágenes de la serie House MD y aquí con imágenes de El señor de los Anillos.

miércoles, noviembre 01, 2006

Perturbaciones

Lo que perturba a los seres humanos no son las cosas, sino las opiniones acerca de ellas. [...]

Por tanto, cuando algo nos contraríe, nos perturbe o nos aflija, no hemos de culpar al prójimo sino a nosotros mismos, es decir, a nuestras opiniones. Es propio de ignorantes acusar a otros cuando algo les va mal; en cambio, culparse uno mismo es propio de quien comienza a aprender. Y no culpar ni a los demás ni a sí mismo es lo que hace quien ya ha acabado de formarse.


Epicteto

martes, octubre 31, 2006

El Banco Emocional

A veces, de los cursos que le obligan a uno a hacer en la empresa, se pueden sacar cosas tan interesantes como la siguiente:

En un Banco Emocional la moneda es la confianza. En vez de dinero, depositamos cortesía, amabilidad, honestidad y compromiso. Cuantos más y más depósitos haces, tu valor personal aumenta y el nivel de confianza se incrementa. El crédito se mide en garantía y seguridad y mientras tus reservas de confianza aumentan, tu crédito sube.

Qué sucede cuándo eres descortés, irrespetuoso, cortas a una persona, sobre-reaccionas, ignoras a alguien, traicionas la confianza de alguien, le asustas o tratas de controlar su vida?
Que tu cuenta en su Banco Emocional llega a cero. La persona a la que has tratado pobremente no tendrá el nivel de confianza necesario para aguantar tus errores. Tienes que ser cuidadoso en todo lo que dices o haces. No hay flexibilidad en vuestra relación.

Es importante descubrir y clarificar las expectativas cuando se está en una situación. Saber cuáles son las expectativas te permitirá hacer depósitos en tu cuenta del Banco Emocional.

No mantener tu palabra es probablemente el mayor desembolso que puedes hacer de tu cuenta en el Banco Emocional. Lo mejor es NUNCA HACER UNA PROMESA QUE NO PUEDAS MANTENER. Y si te es imposible mantener tu palabra, explica la situación a la persona involucrada y haz otros acuerdos. La comunicación es vital aquí.

La integridad personal genera confianza y es la base para muchos tipos de ingresos en el Banco Emocional. La falta de integridad puede eliminar cualquier otro esfuerzo de crear cuentas de gran confianza.

Qué es honestidad? Honestidad es decir la verdad, de acuerdo con lo que creemos que es la realidad.

Integridad es ajustar nuestros actos a nuestras palabras, mantener las promesas y cumplir las expectativas. Una de las formas más importantes de mostrar integridad es ser leal con aquellos que no están presentes. Haciendo eso, das confianza a aquellos que si están presentes.

Cuando haces un desembolso de tu cuenta en el Banco Emocional, necesitas disculparte. Más importante, necesitas disculparte con sinceridad.

  • Estaba equivocado.
  • Fui desagradable.
  • No te mostré respeto.
  • No te di dignidad, y estoy profundamente apenado.
  • Te avergoncé enfrente de tus amigos, y no tenía razones para ello. Te pido perdón.

Una cosa es cometer un error, y otra distinta no admitir el error cometido. La gente puede perdonar errores de juicio (de la mente), pero la gente raramente olvidará errores del corazón, malas intenciones, malos motivos u orgullo. Justificar o tratar de encubrir un error es la peor cosa que se pude hacer.
Está traducido diréctamente del inglés, con lo que puede sonar un poco raro a veces, pero a mi me pareció de lo más interesante. Al fin podré explicarme adecuadamente y no quedarme en un corto y por ello nada adecuado 'quid pro quo'.

A todos: Cuidadín con vuestras cuentas en mi banco, que estoy especialmente susceptible.

domingo, octubre 29, 2006

Aquí sin ti.

Cien días me han hecho envejecer
desde la última vez que vi tu hermosa cara
Cien mentiras me han vuelto frío
Y no creo que pueda mirar esto igual
pero toda la distancia que nos separa
desaparece cuando sueño con tu cara.

Estoy aquí sin ti, mi amor
pero tu aún estas en mi mente solitaria
pienso en ti, mi amor
y sueño contigo todo el tiempo
estoy aquí sin ti, mi amor
pero tu estás todavía conmigo en mis sueños
y esta noche seremos sólo tu y yo.

La distancia se alarga
y la gente deja de decir hola
he oído que la vida está sobrevalorada
pero espero que vaya mejor de como nosotros vamos

Aquí estoy sin ti, mi amor
pero tu aún estás en mi mente solitaria
pienso en ti, mi amor
y sueño contigo todo el tiempo
estoy aquí sin ti, mi amor
pero tu estas todavía conmigo en mis sueños
y esta noche, mi amor, seremos sólo tu y yo.

Todo lo que se, y allí a donde voy
es difícil, pero no se llevará mi amor
y cuando el último caiga
cuando todo sea dicho y sea hecho
es difícil, pero no se llevará mi amor

Aquí estoy sin ti, mi amor
pero tu aún estás en mi mente solitaria
pienso en ti, mi amor
y sueño contigo todo el tiempo
estoy aquí sin ti, mi amor
pero tu estas todavía conmigo en mis sueños
y esta noche, mi amor, seremos sólo tu y yo.

Esta es una canción de 3 Doors down traducida lo mejor que he podido.

Un video musical muy bonito aquí.

sábado, octubre 14, 2006

Arregla mi corazón

No me dejes con todo este dolor
No me dejes fuera en medio de la lluvia
Vuelve y trae mi sonrisa
Vuelve y llévate estas lágrimas
Necesito que me abraces ahora
Las noches son ahora tan crueles
Traeme esas noches cuando te tenía junto a mi.

Arregla mi corazón
Di que me amarás de nuevo
Deshaz el dolor que me causaste
Cuando te marchaste por la puerta
Y te fuiste de mi vida
Dehaz estas lágrimas
que lloré durante tantas noches
Arregla mi corazón, mi corazón.

Borra la triste palabra 'adiós'
Trae de nuevo la alegría a mi vida
No me dejes aquí con estas lágrimas
Ven y borra este dolor con un beso
No puedo olvidar el dia que te fuiste
El tiempo es tan malvado
Y la vida tan cruel sin ti a mi lado.

Arregla mi corazón
Di que me amarás de nuevo
Deshaz el dolor que me causaste
Cuando te marchaste por la puerta
Y te fuiste de mi vida
Dehaz estas lágrimas
que lloré durante tantas noches
Arregla mi corazón, mi corazón.

Ohh, oh
No me dejes con todo este dolor
No me dejes fuera en medio de la lluvia
Traeme esas noches cuando te tenía junto a mi.


Arregla mi corazón
Di que me amarás de nuevo
Deshaz el dolor que me causaste
Cuando te marchaste por la puerta
Y te fuiste de mi vida
Dehaz estas lágrimas
que lloré durante tantas noches
Arregla mi corazón, mi corazón.

Arréglalo.
Arregla mi corazón, mi amor
Vuelve y di que me amas
Arregla mi corazón
Mi dulce amor
Sin ti, simplemente no puedo seguir
No puedo seguir.

Esta es una canción de Toni Braxton traducida como mejor he podido.

Actualización: El video musical aquí.

viernes, octubre 13, 2006

Té árabe

El primer vaso, amargo como la vida. El segundo, dulce como el amor. Y el tercero, suave como la muerte.

lunes, octubre 02, 2006

Arriba

Ya hace horas que cayó la noche, pero eso ahora da igual.
Tal vez mañana, cansado y con sueño me repita otra vez más:
"hoy me acuesto pronto, hoy sí, de verdad"
Pero llega la noche... y la paz.

Abajo todos duermen. Arriba solo estoy yo, solo yo y mi música,
Solo yo y mis pensamientos, solo yo y mi noche, solo yo y mi paz.
Arriba pienso, pienso y oigo, pienso y escucho.
Arriba busco, arriba leo, arriba juego, arriba trabajo. Arriba disfruto.

Este es mi mundo, este es otro mundo. No lo puedo extender a lo demás,
No lo puedo ofrecer a los demás... o a veces sí.
Entonces arriba coge vida, coge luz, coge brillo y se multiplica.
Entonces Arriba es con mayúsculas y él mismo se gusta.

¿Pero qué es arriba? ¿Realmente existe? ¿Acaso alguien más lo ha visto?
Sí, por arriba se que has pasado tú, y también el otro.
Por arriba van y vienen, a veces, los de abajo. Y lo hacen suyo.
Por arriba discurre el tiempo o tal vez no, solo se congele,
Aunque a la mañana siguiente mi cuerpo lo niegue y afirme lo contrario.
Por arriba sigue la música, siguen las imágenes, sigue la mente viva.

¿Quién quiere estar abajo pudiendo estar arriba?
¿Quién quiere ser abajo pudiendo ser arriba?
Todos. Todos somos abajo. Pero todos tenemos nuestro Arriba.
El mío sí que está arriba, ¿y el tuyo? ¿Dónde está el tuyo?

Imposible esconderlo, difícil compartirlo.
Precioso encontrarlo, imprescindible no perderlo.
Que tengas suerte y halles Tu Arriba.
Te hará libre y feliz aunque mañana lo maldigas.

Dedicado a ti y TÚ sabes quien eres, y TÚ sabes que mi Arriba también te espera...

lady

Lady
by Modjo
album: Modjo (2001)

Lady
Hear me tonight
'Cos my feeling
Is just so right
As we dance
By the moonlight
Can't you see
You're my delight

Lady
I just feel like
I won't get you
Out of my mind
I feel loved
For the first time
And I know that it's true
I can tell by the look in your eyes

Y se repite y se repite y ...

sábado, septiembre 30, 2006

Propósitos y olvidos

El propósito de una trampa para peces es cazar peces, y, cuando éstos han sido capturados, la trampa queda olvidada.

El propósito de un cepo para conejos es cazar conejos. Una vez capturados éstos, el cepo cae en el olvido.

El propósito de las palabras es transmitir ideas. Una vez captada la idea, las palabras quedan olvidadas.

¿Dónde podría yo encontrar a un hombre que haya olvidado las palabras? Es con él con quien me gustaría hablar.


Chuang Tzu

viernes, septiembre 29, 2006

No desear

Los budistas dicen que para alcanzar la felicidad hay que negar el deseo. Al no desear lo que no se tiene uno, al menos, deja de ser infeliz.

Así pues, dejaré de desear:
  • Ir al teatro.
  • Ver exposiciones.
  • Viajar.
  • Ir a conciertos.
  • Bailar.
  • ...
Porque sólo sus ojos dan emoción al teatro. Sólo sus ojos dan belleza a un cuadro o una escultura. No hay ilusión en un viaje si no es a través de sus ojos. Sólo sus ojos ponen melodía en la música. No hay complicidad en el baile si no están sus ojos.

No hay vida sin sus ojos. Las lágrimas no me dejan ver la luz.

jueves, septiembre 07, 2006

Donde crecen las rosas salvajes

Ellos me llamaban la rosa salvaje
Pero mi nombre era Elisa Day
El porqué me llamaban así, yo no lo se
Pero mi nombre era Elisa Day.

Desde la primera vez que la vi, supe que era la única.
Me miró a los ojos y sonrió
Sus labios eran del color de las rosas
Que crecen en el río, tan rojas y salvajes.

Cuando el llamó a mi puerta y entró en la habitación
Temblé internamente al ver su timidez
El sería mi primer hombre, y con mano cuidadosa
Limpió las lágrimas que corrían por mi cara.

En el segundo día le llevé una flor.
Ella era la más bella de todas las mujeres que había visto.
Y le dije: "Sabes dónde crecen las rosas salvajes?
Tal dulces, tan rojas y tan libres?"

El segundo día el vino con una sola rosa roja.
Y dijo: "Me darás tu pérdida y tu dolor?"
Asentí con la cabeza mientras me tumbaba en la cama
Y el dijo: "Si te enseño las rosas, me seguirás?"

El tercer día me llevo al río.
Me enseñó las rosas y nos besamos.
Y la última cosa que oí fue una palabra murmurada.
Y calló arrodillado (y sonriente) sobre mi, con una piedra en su puño.

En el último día la llevé donde crecen las rosas salvajes.
Se tumbó en la orilla, el viento ligero como un ladrón.
Y le di el beso del adiós, dije: "toda belleza ha de morir".
Y la dejé caer, poniendo una rosa entre sus dientes.

Esta es una canción de canción Nick Cave traducida como mejor he podido.

Acualización: El video musical con Kylie Minogue aquí.

Muere lentamente (un texto de Pablo Neruda)

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta,
o bien no conversa con quien no
conoce.

Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente éstas que reresan el brillo
a los ojos
y restauran los corazones destrozados.

Muere lentamente
quien no gira el volante cuanto está infeliz
con su trabajo o con su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto
para ir atrás de un sueño.
quien no se permite,
ni siquiera una vez en su vida
huir de los consejos sensatos.

¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!

¡No te impidas ser feliz!

miércoles, septiembre 06, 2006

La forma de mi corazón

Reparte las cartas meditabundo
y aquellos con los que juega nunca sospechan
que no juega por ganar dinero
ni por obtener prestigio.
Reparte las cartas para encontrar la respuesta
a la sagrada geometría de la casualidad
a la ley oculta de la probabilidad
y los números dirigen la danza.

Sé que las picas son las espadas de un soldado
sé que los tréboles son armas de guerra
sé que los diamantes son señal de dinero en este juego
pero esa no es la forma de mi corazón.

Puede jugar la jota de diamantes
puede echar la reina de picas
puede ocultar un rey en su mano
mientras su memoria se desvanece.

Sé que las picas son las espadas de un soldado
sé que los tréboles son armas de guerra
sé que los diamantes son señal de dinero en este juego
pero esa no es la forma de mi corazón.

Y si te dijera que te amé
quizá pensarías que fue un error.
No soy hombre de muchas caras
sólo llevo puesta una máscara.
Aquellos que hablan no saben nada
ya se darán cuenta de su imprudencia
como esos que siempre maldicen su suerte
y aquellos que sonríen; están perdidos.

Sé que las picas son las espadas de un soldado
sé que los tréboles son armas de guerra
sé que los diamantes son señal de dinero en este juego
pero esa no es la forma de mi corazón.


Sting - Shape of my Heart (traducción libre)

jueves, agosto 24, 2006

Oportunidades

¿Que no pueden admirar tu agudeza? Sea, pero todavía existen otras muchas cosas para las que has nacido con un don natural. Haz acopio, pues, de aquellas que dependen únicamente de ti: sinceridad, dignidad, fortaleza, moderación frente a los placeres, resignación ante el destino, necesidad de poco, bondad, libertad, sencillez, seriedad en los propósitos, grandeza de ánimo.

¿Te das cuenta de cuántas cosas puedes adquirir ya, sin que tengas ninguna incapacidad o insuficiencia natural que te sirva de excusa? Y, sin embargo, de forma voluntaria, te encuentras todavía por debajo de tus posibilidades. ¿Es por culpa de un defecto en tu constitución por lo que te ves obligado a refunfuñar, a ser avaro, a adular, a culpar a tu cuerpo, a darte gusto, a andar sin rumbo, a hacer sufrir a tu alma tales oscilaciones? No, desde luego. Hace tiempo que podías haberte librado de estos defectos, y ser culpable sólo de cierta lentitud y torpeza para comprender. E incluso la lentitud puedes ejercitarla, y no resignarte ni complacerte en ella.


Marco Aurelio

martes, agosto 15, 2006

Revelaciones

¿Te importa si te hago una observación? Estás al borde de la angustia existencial. Esa desesperada necesidad de compañía, para que algo llene tu tiempo. Estás mirando tu propia tumba.

Mírate al espejo. ¿Qué es lo que ves? ¿Un extraño? ¿Nada? ¿Por qué? Porque allí no hay nada. Eres un árbol sin sombra. Eres un pozo vacío. Eres un grito silencioso. La mayoría del tiempo puedes negarlo, pero no cuando estás solo sin distracciones. Entonces te ves forzado a enfrentarte y a tratar con la cuestión, es decir, se te lanza a la cara, te lo tragas.

La única cuestión: ¿cuál es el significado de mi existencia? Deja de huir, no puedes escapar a la respuesta. Tu existencia no tiene significado. Ninguno. Y si no eres capaz de asumirlo, vas a continuar llevando una vida incompleta, frustrada y completamente neurótica. No pretendo darte un consejo, pero si yo fuera tú, aprendería a quedarme quieto frente al abismo, a abrazarlo, a no hacer nada.


Bernard Stevens

martes, julio 11, 2006

Encuestas, cerebros y sexo.

Lo que me he reído haciendo esta encuesta. Conocimientos de inglés imprescindibles.

Noticia original en castellano: http://www.genciencia.com/2006/07/07-un-perfil-sexual-de-tu-cerebro.php


Por cierto, después de varios errores, despistes y problemas con la velocidad de conexión a la página en cuestión, mi puntuación (de entre -50 para chica y +50 para chico) ha sido de... 0

Cómo hacer las cosas

Trabaja como si no necesitaras el dinero.
Ama como si nunca hubieses sido herido.
Baila como si nadie estuviera mirando.
Canta como si nadie escuchara.
Vive como si fuera el Cielo en la Tierra.
La verdad, no se de dónde lo he sacado ;)

domingo, julio 02, 2006

Italia y España, ¿países hermanos?

Durante mi reciente estancia en el país transalpino, he podido constatar las, en ocasiones, abrumadoras diferencias que existen entre nuestros dos países, a los que a menudo se considera, equivocadamente, casi gemelos. Esta primera entrega se centrará en:

Los trenes.
Este quizás sea el tema que más llama la atención a un español. Acostumbrado a lo altos precios de los trenes en España, sorprende el precio tan bajo que un billete de tren puede alcanzar en Italia. Hasta aquí, nada raro, pues todos sabemos lo sobrevalorados que están los trenes aquí. Lo extraño viene al tener que elegir la modalidad del billete: tenemos, o bien el billete sencillo o el billete con reserva de asiento. Con el billete sencillo te aseguras poder subir al tren pero no sentarte. Puedes sentarte, pero si llega el viajero que ha reservado ese asiento, tendrás que marcharte a otro lugar, asiento o pasillo, con el engorro que puede suponer ir de vagón en vagón acarreando la maleta, como un nómada ferroviario. Cierto que eso pasa solamente en los trenes clásicos con compartimentos para seis personas.
Italia dispone, además, de una moderna flota de trenes Eurostar que equivaldrían a nuestros AVE... si no fuera porque van por una vía normal y, lógicamente, a la velocidad normal, con lo que no te ahorras nada de tiempo y además hay que pagar un extra por la comodidad de reservar el asiento (obligatoriamente, claro). Estos trenes son muy cómodos, excepto si te reservan el asiento en un vagón sin aire acondicionado. Entonces, a 45 grados, te conviertes en un viajero de segunda que ha pagado como uno de primera, y lo que es peor: en un paria que va de vagón en vagón suplicando por un asiento en el que se vaya fresquito, ante el disgusto del resto de viajeros que te ven como un mendigo, y ante la absoluta indiferencia por parte de los revisores, a los que les da igual que en tu vagón se viaje como en la India, según afirma un viajero indio que parece absolutamente indignado, y que insisten en que ese no es su problema. ¿La solución? Muy sencilla: todos los viajeros del vagón 4 (el damnificado), en el vagón restaurante, consumiendo espacio. Tres horitas de pie, y eso no es lo peor, pues el tren viajaba desde Nápoles a Milán (yo viajaba de Florencia a Milán) y eso deben ser como 8 o 10 horas.
Ya se sabe: distintos países, distintas costumbres. Otro día, más.

miércoles, junio 28, 2006

El París del norte

Deja que te diga algo. Una persona puede tener un profundo efecto sobre otra. Y dos personas... dos personas, pueden hacer milagros.


Ned Svendborg

martes, junio 20, 2006

Viajar

A mi, la verdad, no me gusta viajar. Todos los que me conocen lo saben. Pero que no me guste no quiere decir que no lo haga. Es algo así como lo de: Si hay que ir, pues se va. Pero ir para nada es tontería. Es decir, viajo pero porque haya algo especial que me llame ha hacerlo.

El algo especial esta vez ha sido una obligación empresarial.

Y aquí estoy. En Alemania, al ladito de Frankfourt, en plenos mundiales, a gastos pagados y con coche de alquiler.

Tampoco está tan mal :-P

Y aquí va el meollo del artículo. Cosas curiosas a tener en cuenta en Alemania:

  • Estos tipos no saben lo que es el agua. Si vas a un restaurante de los suyos no te ponen agua que no sea sin gas. Incluso si les pides 'mineral water' o 'still water' te ponen agua con gas a la que le han quitado el gas. Sabe de lo más rara. Así que mejor a coca-colas que con los norteamericanos que hay tienen y de la buena.
  • Si ves en algún lado la palabra 'gymnasium', cuidado que no es un gimnasio. Es un instituto. Para los gimnasios, busca 'fitness'.
  • Cuidado con los camareros. Intentar que alguno de ellos haga algo fuera de lo que hace habitualmente en su trabajo hace que se le bloquee el cerebro y reinicie automáticamente. Con lo que te dirá que no con la cabeza y volverá a sus opciones iniciales. Eso si, sólo por verle la cara que pone en el entre tanto merece la pena. La risa, vamos.
  • Es el paraíso de la cerveza. Tienen hasta cerveza con coca-cola. Y luego se quejan de que mezclemos vino y coca-cola.
Para los que se fien y les guste la cerveza, que se sienten en un bar, cierren los ojos y digan: 'Jefe vaisen biar, bite. Gross.' Para rubia le dices 'Jel' y para negra le dices 'drunkel'. Más o menos.

Por cierto. Ver los partidos del mundia en Frankfourt en las pantallas gigantes que han plantado en medio del rio Mainz es la leche. Incluso para alguien como yo, al que no le gusta el futbol.

Aún así, a ver si vuelvo pronto a España, jejeje.

lunes, junio 12, 2006

Vida y sueños

En los sueños comienza la responsabilidad, escribió el poeta. Y quizás así es. ¿Podría ser que tomamos los sueños demasiado a la ligera? Esas imágenes de lugares desconocidos, ¿no podrían ser de hecho ángeles en vuelo, nuestras almas por los aires?

Recientes experiencias han hecho que vuestro servidor penetre de nuevo en las espesuras de lo metafísico. Y por insólito que parezca, en esta era de lo racional, emergí del lado de los que no tienen más remedio que depositar su fe en cosas difícilmente explicables.

Abríos a vuestros sueños, amigos. Abrazad esa orilla distante, porque nuestro viaje mortal termina demasiado pronto.


Chris Stevens desde la K-OSO




Las altas torres, los bellos palacios, los templos solemnes. Todo el globo en realidad, todo ello, terminará por disolverse. Y como una pantomima insustancial, no dejará el menor rastro. De la misma sustancia de los sueños estamos hechos. Y nuestras pequeñas vidas terminan con un sueño.


La Tempestad. William Shakespeare

jueves, mayo 25, 2006

La vida es hermosa, vivirla no es una casualidad

Extraña es nuestra situación sobre la Tierra. Pero hay una cosa que sabemos: el hombre esta aquí por el bien de sus semejantes, sobre todo de aquellos de cuya sonrisa y felicidad depende la suya propia. Y por el bien de los incontables desconocidos con cuyos destinos nos unen los lazos de la simpatía.


Albert Einstein

domingo, mayo 21, 2006

domingo, mayo 14, 2006

Ruge fiera en su interior
la piedra fría,
quieta,
helada por el paso de los años
y de los desengaños.

Ahora calla,
Ahoga su grito sordo
en su negrura.

Y así,
una y otra vez,
la fiereza desolada
y el grito sordo
del silencio
se suceden.

Una y otra vez,
Una y otra vez.

Amarga soledad acompañada.

viernes, mayo 12, 2006

Videos en internet

Este es un video que está siendo últimamente muy famoso por internet. Démosle 15 minustos de nuestro tiempo.

Título: Diez minutos



Para todo aquel que sea teleoperador seguro que le encanta. Para los demás, las siguientes consideraciones.

  1. El tipo se da cuenta de las cosas muy a posteriori. Mira que dejar pasar más de cinco llamadas en el móvil antes de hacer nada.
  2. Se le ve motivado. Que capacidad de manipulación psicológica a la pobre operadora.
  3. El video se queda a medias. ¿Consigue lo que quiere el chico o le dan calabazas?


Por cierto, la chica actua muy, pero que muy bien.

PS: Al final de darán calabazas, seguramente. Después de tantos esfuerzos :(

sábado, abril 29, 2006

Un relato

"Un hombre pasa muchos años disparando un rifle... y se va a la guerra. Después, entrega el rifle a la armería y cree que ha terminado su relación con el rifle. Pero haga lo que haga con sus manos: amar a una mujer, construir una casa, cambiarle los pañales a su hijo... sus manos recuerdan el rifle".
Anthony Swofford

viernes, abril 21, 2006

El escorpión

Las cosas que a uno le mandan a veces por correo:

Un maestro oriental que vio cómo un escorpión se estaba ahogando decidió sacarlo del agua. Pero cuando lo hizo, el Escorpión lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. Asi que el maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el escorpión lo picó... Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
- ¡Perdone, pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?
El maestro respondió: "La naturaleza del escorpión es picar y eso no va a cambiar mi naturaleza, que es ayudar a los demás".
Entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

Moraleja: No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones.

martes, abril 04, 2006

Ladrones de Sueños

Una vez tuve un sueño,
y supe que se haría realidad.

Así fue.

El sueño cobró vida
en otra vida.

Pura casualidad.

Otra vez tuve otro sueño.
También supe que se haría realidad.
Y se hizo,
en otra vida.

¿Pura casualidad?

De nuevo tuve un nuevo sueño
y de nuevo otra vida lo vivió.

Ya no quiero soñar más.

Pero he de seguir soñando vidas
para que otros,
ladrones de sueños,
las vivan por mí.

miércoles, marzo 22, 2006

Una frase y una canción.

La frase: La belleza es la llave del corazón. La coquetería en cambio, es la ganzúa. - André Mason.

La canción aquí.

Dificil adecuarse más al título de un post :)

jueves, marzo 16, 2006

Sólo tú

La mayoría habeis estado donde yo estoy esta noche: en el lugar del accidente del amor no correspondido. Y os habreis preguntado, ¿cómo he llegado hasta aquí? ¿Qué tiene ella de especial? ¿Será su sonrisa? ¿Cómo cruza las piernas? ¿La forma de su tobillo? ¿La conmovedora vulnerabilidad de su cintura?

¿Cuáles son esas cosas elusivas y efímeras que encienden la pasión en el corazón humano? Es la eterna pregunta. El alimento perfecto para la mente en una cálida noche de verano. [...] El amor no mira con los ojos, sino con el corazón. Por eso al alado Cupido siempre lo pintan ciego. Sí.


Mientras, de fondo, suena esta canción:

Vamos a soñar bajo la luz de la luna.
Dime que me amas.
Dile a las estrellas del cielo qué es lo que sientes.
Vamos a soñar bajo la luz de la luna.
Di que te alegras de haberme encontrado.
Pon tus brazos a mi alrededor antes de que nos separemos.


Chris Stevens desde la K-OSO

domingo, marzo 12, 2006

¡Amistad!

El verdadero amigo es aquél que está a tu lado cuando preferiría estar en otra parte. - Len Wei.

viernes, marzo 10, 2006

Belleza, seducción, amor y debilidad.

  • La belleza nos seduce y aparta de la verdad.
  • Estar enamorado es una posición de debilidad; entonces los débiles son los más felices.

Autores desconocidos.

Para más curiosidades, mirar aquí.

miércoles, marzo 08, 2006

La Casa Maldita (1) (hace unos años)

(miércoles, 27 de noviembre de 2002. En un centro ocupacional...)

...se decía que la casa estaba maldita. Nos daba igual. Estábamos frente a la verja de algo más de dos metros y medio de altura y justo detrás la espesa vegetación no nos dejaba ver más allá. Conocíamos todas las leyendas sobre la casa, pero eso, las leyendas solo son leyendas.
Un débil candado, partido y oxidado, era la única resistencia que teníamos delante, antes de pasar a lo desconocido. Abrimos la puerta, realmente tuvimos que hacer más fuerza de la esperada, pero la cruzamos. Pronto notamos que las malas hierbas no nos dejarían pasar fácilmente.
La vegetación era asfixiante. Decenas de diversos tipos de plantas y árboles nos rodeaban y con ellos todo tipo de sonidos, provenientes tanto del suelo como del cielo.
- ¡¡¡Miguel!!! - El grito de David sonó a desespero. -La última vez que te hago caso en una de tus estúpidas apuestas...
- ¿Igual me dirás que esto te parece aburrido? -Insinuó Miguel.
- Pues si te soy sincero hubiera preferido otra cosa...
- ¿Cómo qué? - Continuó Miguel. - ¿jugar con la Play?
- No me hables de la Play. Tú y tu estúpido orgullo... "Puedo ganar a cualquiera al FutbolMachPlay" . ¡A cualquiera dijiste! Miguel.
- Casi lo consigo. El problema es que tú, David, me pusiste nervioso con el tiempo, que si no...
- Si no ¿qué? ? Interrumpió David...- ¿O te tengo que recordar que perdías ¡¡¡TRES A CERO!!! A falta de dos minutos?
- Pues eso, DOS MI-NU-TOS. Eso para mí es más que suficiente...
- ¡¡Pues ya se notó!! -Volvió a interrumpir David.
- Ese es el problema, que me pusiste, TÚ, nervioso.

Los dos muchachos se adentraban poco a poco por el escaso sendero que aún quedaba de lo que un día fue un bonito camino empedrado. Su charla no les dejaba ver lo oscuro que se estaba tornando todo y lo lejos que empezaba a quedar la puerta que escasos minutos antes habían cruzado.

- No resistiremos. Cada vez están más cerca.
- Te digo que este palacete nunca ha caído y no va a caer ahora.
Todo tembló. La última bomba había hecho explosión realmente cerca. El socavón que había dejado en el camino a la puerta principal era más que profundo. El ejército francés intentaba cercar la casa. Desde el interior algunos mercenarios, varios labriegos y los pocos señores feudales que quedaban vivos pese a haber perdido sus cortijos y otras propiedades, disparaban sus arcabuces y pistolas.
En las bodegas, ocultos y protegidos por los muchachos más jóvenes, quedaban las mujeres y los ancianos casi inválidos. Entre ellas una dulce muchacha de tan solo 14 años, hija de la señora de la casa. Ayudaba a los más débiles y bajo sus faldas escondía un pequeño trabuco...
- Como no llegue pronto nuestro ejército caeremos todos muertos. El muro sur está cediendo y en cualquier momento entrarán a los jardines. Además el agua escasea y no nos queda a penas munición.
- No te alarmes. Yo, señor de Santiner y Armendior, te digo que saldremos con vida de ésta, mi casa. La casa de todos vosotros. Y la única que queda en pie en muchos kilómetros a la redonda. Y jamás. Digo jamás, consentiré que unos fulanos y rabiosos perros pongan un solo pie en cualquiera de las piedras y losetas de este suelo...


- Vámonos Miguel, la puerta está cerrada. Se ve a simple vista.
- Simple vista, simple vista. Tú David siempre tienes suficiente con ver las cosas desde lejos. De acuerdo, perdí yo el partido. Y sí, soy un bocazas por decir que ganaba a cualquiera. Pero tampoco era tan grave lo que nos jugábamos: "Quien pierda tendrá que entrar en "la casa maldita"y coger un objeto de allí".
¡No querrás que coja una flor del patio! ¿verdad?
Los dos muchachos llegaron hasta la puerta principal. Algunas de las vidrieras quedaban aun encajonadas en sus marcos de madera. Otras medio rotas y sobre todo las inexistentes estaban parcial o totalmente llenas de telarañas.
Miguel cogió una rama del suelo y rasgó una de las telas. Se agachó un poco y arrimó la cabeza con un ojo cerrado para poder ver el interior.
- ¡Mierda! - Y según exclamaba Miguel caía de espaldas. David dio semejante salto que a punto estuvo de perder el equilibrio.
- ¿Qué ha pasado? ¡¡¡Dime, dime!!! Jodeeeer, yo me voy corriendo.
- ¡Quieto ahí! Solo ha sido una araña. Me he asustado. Entremos, no parece haber nadie. Pero suéltame la espalda. Mira que eres crío.

La puerta estaba cerrada. Pero Miguel metió la mano por una de las cristaleras rotas y alcanzó el pomo. La puerta que no estaba cerrada con vuelta de llave se abrió. Un pequeño chasquido y el chirriar de las bisagras indicaban que la puerta llevaba muchos años sin ser utilizada. Dentro todo estaba aún más oscuro.
- ¡Va rápido, coge lo que sea y marchémonos!
- Te digo que no, David. No seas impaciente. Veamos qué misterios aguardan en la casa...
Mientras Miguel hablaba y avanzaba, David no dejaba de mirar de un lado para otro. Ciertamente aterrorizado con la simple idea de estar dentro de la Casa Maldita.

martes, marzo 07, 2006

La buena estrella de Joe Lewis

Joe Lewis acostumbra a despertarse de sus largas siestas con una mezcla de nuevo cansancio, malas pulgas y energía renovada. Joe Lewis es muy constante para echarse sus siestas pero absolutamente inconstante para todo lo demás que le suponga el más mínimo esfuerzo. Joe Lewis es curioso así que enciende la televisión y observa distraído las noticias de la noche. Joe Lewis acostumbra a dormir mucho, así no tiene que convivir con su propia indolencia. Sin embargo, Joe Lewis es curioso y se entusiasma fácilmente. Escucha con atención la noticia del lanzamiento de una nueva sonda espacial y Joe Lewis se sonríe, porque es inteligente. "Como las carabelas de Colón partiendo a descubrir la ruta de las especias por el oeste" se dice con autosuficiencia pues conoce ese dato y vuelve a sonreír, satisfecho de haber podido aportar su granito de sabiduría a tamaña empresa científica. No en vano Joe Lewis es una persona leída. Tiene una carrera aunque no ejerce pues para ello tendría que esforzarse muchísimo más que para prepararse las chuletas que le permitieron aprobar los aburridos exámenes. "Tengo una carrera", se dice complaciente mientras se arrellana en su sofá y vuelve a abandonarse a las noticias vespertinas.

No obstante, Joe Lewis es apasionado. Recuerda cómo de niño le interesó la noticia de aquella ballena varada en la costa y cómo rápidamente buscó todo lo relativo a las ballenas en las extensas enciclopedias familiares. Desde entonces Joe Lewis ha escuchado esa misma noticia decenas de veces y sigue sin comprender la extraña relación que mantienen las ballenas con las costas. Más aún desde que su padre, abogado de profesión, día sí y día también y entrando triste a casa anunciaba a su familia que ese mes tendrían que apretarse el cinturón pues había perdido un caso y tenía que pagar las costas. Joe Lewis es inteligente y leído pero nunca entendió la filia de las ballenas para con las costas, a no ser que fueran unos animales estúpidos carentes de todo sentido de la economía familiar y les encantara quedarse sin regalos de Navidad.

Joe Lewis es muy apasionado y también muy voluble. Es capaz de pasar de un estado de absoluta somnolencia a otro de gran dejadez, siempre y cuando eso no le suponga ningún esfuerzo. A Joe Lewis le gusta emocionarse y sentir. Puede soportarlo. Por eso su mente de científico le apunta la posibilidad de salir al balcón y contemplar la noche estrellada. "Ahí arriba está el planeta al que se dirige la sonda de la noticia" se dice muy excitado. Joe Lewis no acostumbra a mirar al cielo. Prefiere caminar mirando al suelo pues tal es su naturaleza práctica que siempre opta por observar el pavimento en busca de cacas de perro y esputos de viejos que sortear, aún cuando eso no le impida, si nadie lo ve, lanzar su pequeña y viscosa contribución al inmenso basurero que es la Tierra. Así pues, Joe Lewis sabe lo que es un planeta aunque nunca se haya preocupado de ver ninguno, ni siquiera el suyo. Él es leído, es inteligente y tiene una carrera. Y Joe Lewis lo sabe.

Abre la puerta del balcón y a pesar de la fría noche invernal se dedica durante varios segundos a otear el firmamento. Se siente decepcionado pues no consigue ver ningún astro y los planetas que él ha visto en libros eran enormes. Decepcionado y engañado sólo consigue atisbar un pequeño puntito blanco que, a pesar de brillar con persistencia y firmeza no deja de ser ridículo en su tamaño. "Puede que se hayan ido", se dice con tristeza. Joe Lewis es sabio y sabe que los planetas describen órbitas en su viaje alrededor del sol. Seguramente ha elegido el momento del año en el que los planetas sólo se pueden ver si se mira por detrás de su casa. Podría bajar a la calle pero eso significaría un gran esfuerzo para él, así que opta por quedarse quieto y sabiendo que los planetas se desplazan en órbitas, quizás alguno pase pronto delante de él.

Joe Lewis es paciente y persistente en su indolencia. E intenso. Es tan intenso que una vez trató de convencer durante dos horas a una amiga para que tomara un café con él. Cuando por fin lo consiguió su amiga le informó de que ya era la hora de cenar y que la tenía comprometida. "Quizás por eso accedió a tomar ese café conmigo", observó Joe Lewis. Definitivamente, Joe Lewis es intenso. Por eso no desfallece tras los primeros minutos de observación infructuosa. Tras una breve pero intensa reflexión, Joe Lewis cae en la cuenta de que su campo de visión puede verse ampliado si mira hacia arriba. Es una posibilidad que no se le había ocurrido pues Joe Lewis acostumbra a mirar hacia el suelo. De repente el cielo se ilumina y en el cenit descubre un amplio disco blanco recortado contra un cielo casi azulado por la luz. Entre asustado y emocionado, Joe Lewis retrocede hasta la barandilla del balcón con tan mala fortuna que se agarra a un macetero suelto y ambos, el macetero y él, se precipitan al vacío. Pero Joe Lewis no se preocupa pues no es la primera vez que visita el suelo desde esa altura. De niño acostumbraba a impresionar a su familia tras la cena de Nochebuena anudándose al cuello el mantel de cuadros rojos de su madre para después lanzarse por el balcón llevando tras de sí restos de turrón y cucharillas enganchadas a los flecos del mantel. Ni que decir tiene que tanto sus progenitores como sus parientes más cercanos disfrutaban sobremanera de esa ingeniosa recreación de Superman que, entusiasmado, Joe Lewis repetía cada año hasta que con catorce estuvo a punto de no cumplir los quince. Ahora Joe Lewis se aferra con fuerza al macetero y, mientras cae, el tiempo parece detenerse contemplando el maravilloso planetoide blanco que flota en el cielo. Y sonríe con una amplia sonrisa hacia la amable cara que le mira. Joe Lewis también es muy amable y atento.

Joe Lewis yace junto a los restos del macetero en el frío suelo de la acera. Oye a la gente alrededor suyo inquieta y aterrada llamando a las asistencias. Joe Lewis sigue sin preocuparse. Se imagina controlando la situación pues es una persona muy serena y nunca pierde la calma. Como es tan inteligente, rápidamente le viene a la cabeza una de las leyes de Murphy: "Si eres capaz de mantener la calma mientras alrededor tuyo todo el mundo pierde la suya y se rasga las vestiduras de desesperación, entonces es que no has entendido bien el problema", o algo así, se dice. Joe Lewis se sonríe recordando la frase pues se sabe culto, inteligente y sereno. Pero esta vez, en efecto, no entiende el problema en absoluto. Ya no sonríe. Joe Lewis sabe, en el fondo, que no es sino un fraude.

Nota: El personaje de Joe Lewis está inspirado en Julius, personaje creado por Inspector Clouseau, a su vez inspirado en el personaje de Julius, creado por el programa de Radio 3 "Especia Melange", con los cuales guarda un innegable parentesco.

lunes, marzo 06, 2006

Manzanas

"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos manzanas, entonces tanto tú como yo seguimos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tenemos dos ideas." - Bernard Shaw

Sale en un artículo de Genciencia.

sábado, marzo 04, 2006

Traición


¡¡La Muerte a los traidores (1, 3, 4)!!

Actualización: Un traidor es un amigo que espera una oportunidad.

Y cuando la música suena...

Y cuando la música suena...
Y cuando los recuerdos vuelven...
Y cuando te proyectas en quien no eres...
Y cuando te proyectas en quien quisieras ser...
Y cuando en ellos te ves a ti...
Y cuando en ellos crees verte a ti...
Y cuando no es cierto, es su libertad...
Y cuando los miras y sueñas...
Y cuando la música sigue sonando y nunca parará...

Y cuando miras sus ojos y te gustaría ver los tuyos...
Y cuando esgrimen una sonrisa y te conquistan...
Y cuando recuerdas ser el que ya no eres...
Y cuando piensas si eres el de aquel recuerdo...
Y cuando en tu mente pasan las cosas y no sabes si has dejado o si ha de llegar...
Y cuando mezclas esos sabores, esos olores, esos colores...
Y cuando la música no cesa... y que no cese

Y si fueran lo que tú quieres...
Y si fueran lo que tú temes...
Y si fueran lo que ellos no quieren y es por ti...
Y si fueran lo que sí quieren y te duele a ti...
Y si su ser y tu desear fueran lo mismo...
Y si ya temes lo que aún no es...
Y si su música te gusta a ti...

Y sigue esa música, te machaca, la necesitas, la has de oír...
Y sigue ese volar de recuerdos...
Y sigue ese sabor agridulce... sabes que te gusta... pero ¿podría haber sido mejor?
Y sigue esa vorágine de ideas y te acosan...
Y sigues siendo TÚ...
Y la música... la música también eres TÚ...


Para Marc y Joel
...y ahora también para tí, Jana...

(Actualizado a finales de 2009)

domingo, febrero 26, 2006

Desde este momento

(Juro que siempre estaré allí. Daría cualquier cosa
y siempre te cuidaré. En la debilidad
y en fortaleza, en la felicidad y en la tristeza, para lo bueno,
para lo malo, yo te amaré con cada latido de mi corazón.)

Desde este momento la vida ha empezado
desde este momento tu eres la única
justo a tu lado es donde pertenezco
desde este momento en adelante.

Desde este momento he sido bendecido
vivo sólo por tu felicidad
y por tu amor daría mi último aliento
desde este momento en adelante.

Te daré mi mano con todo mi corazón
no puedo esperar a vivir mi vida contigo, no puedo esperar para empezar
tu y yo nunca estaremos separados
mis sueños se hicieron realidad por ti.

Desde este momento y mientras viva
te amaré, yo eso te prometo
no hay nada que no diera
desde este momento en adelante.

Tu eres la razón por la que creo en el amor
y tu eres la respuesta a mis plegarias al cielo
todo lo que necesitamos es a nosostros mismos
mis sueños se hicieron realidad por ti.

Desde este momento y mientras viva
te amaré, yo eso te prometo
no hay nada que no diera
desde este momento en adelante.
te amaré mientras viva
desde este momento en adelante.

Esta es una canción de Shania Twain, traducida lo mejor que he podido.

El cielo sobre mi.

Toma mi amor, toma mi tierra
Llévame donde no pueda estar
No me importa
No puedes quitar el cielo sobre mi.

Llévame a la oscuridad
Diles que no voy a volver
Quema la tierra y hierve el mar
No puedes quitar el cielo sobre mi.

No hay lugar donde pueda estar
desde que encontre Serenidad.

Pero no puedes quitar el cielo sobre mi.

Esta es la canción de la serie Firefly, traducida lo mejor que he podido.

jueves, febrero 23, 2006

Frases

Unas pocas buenas frases. No se de dónde las saqué pero tengo más. Ya irán saliendo.

  • El buen carpintero mide dos veces, corta una.(Proverbio hindureño)
  • Hay tres cosas que evitar: la ignorancia, la ofensa y la mentira.
  • Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.(Kennedy, John Fitzgerald)
  • Escucha lo que ellos dicen de otros, y sabras lo que ellos dicen de ti.
  • La verdad siempre sale a flote.
  • A mamar, todos nacen sabiendo.
  • Por la ignorancia nos equivocamos, y por las equivocaciones aprendemos.
  • La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla.
  • La igualdad tal vez sea un derecho, pero no hay poder humano que alcance jamás a convertirla en hecho.(Balzac, Honoré de)
  • El anciano es un hombre que ya ha comido y observa cómo comen los demás.(Balzac, Honoré de)
  • Favor publicado, favor deshonrado.
  • Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro. (Confucio)
  • Dos perros pueden matar a un león.(Proverbio hebreo)
  • Lo que no se empieza no se acaba.
  • En la adversa fortuna suele descubrirse al genio, en la prosperidad se oculta. ( Horacio Flaco, Quinto )
Quizá debería haberlas ordenado o explicado por qué las he escogido...

sábado, febrero 18, 2006

Hundiendo

Ahora te diré lo que he hecho por ti
50 mil lágrimas he llorado.
Gritando, engañando y sangrando por ti
y tu aún no me oyes.

(Me estoy hundiendo)
No quiero tu mano esta vez, me salvaré yo mism@
Quizá despierte por una vez
no estando atormentad@ diáriamente
derrotad@ por ti.
Justo cuando había pensado que había alcanzado el fondo
estoy muriendo otra vez.

Me estoy hundiendo
Ahogándome en ti
Estoy cayendo por siempre
Tengo que romper con esto
Me estoy hundiendo

Confundiendo y revolviendo la verdad y las mentiras.
Así que no se qué es verdad y qué no lo es.
Siempre confundiendo los pensamientos en mi cabeza.
Así que no puedo confiar em mi por más tiempo.
Estoy muriendo otra vez.

Me estoy hundiendo
Ahogándome en ti
Estoy cayendo por siempre
Tengo que romper con esto

Así que sigue y grita.
Grítame, estoy tan lejos
que no seré rot@ otra vez.
Tengo que respirar. No puedo seguir hundiendome.

Esta es una canción de Evanescence, traducida lo mejor que he podido.

jueves, febrero 16, 2006

Menosprecio

"El menosprecio (1) es el más positivo de los sentimientos. Permite seguir viviendo sin preocuparse demasiado de la mediocridad (2). Ya sé que es arrogante (1). ¿Y qué?"

Que a veces, no te dejan más opciones.

Leido en Menosprecio de corte y alabanza de aldea.

martes, febrero 14, 2006

La amiga del señor Azul

La amiga del señor Azul ha decidido, con gran pena (3), tristeza (1, 7) y dolor (2) en su corazón, lo siguiente:

Que debido a la actitud egoísta (1), poco comunicativa y en general hipócrita (1) del chico hacia ella, su actitud a partir de ahora va a ser:

Para consigo misma: valor (4), coraje (1) y esperanza (1).
Para con el: desprecio (1, 2), ignorancia (2) y desdén (1).

Después de todo lo que ha hecho y sufrido (1, 2, 3, 5, 6) por él, no puedo menos que aceptar su decisión. Aunque el hecho de que la haya tenido que tomar, y tomar así, me guste tan poco a mi como a ella.

Un beso.

miércoles, febrero 08, 2006

Provervio Árabe

No digas todo lo que sabes
No hagas todo lo que puedes
No creas todo lo que oyes
No gastes todo lo que tienes

porque...

El que dice todo lo que sabe
El que hace todo lo que puede
El que cree todo lo que oye
El que gasta todo lo que tiene


a veces...

Dice lo que no conviene
Hace lo que no debe
Juzga lo que no ve
Gasta lo que no tiene.

Más curiosidades aquí.

Tráeme a la vida

Cómo puedes ver en mis ojos
como si fueran puertas abiertas,
llevándote abajo a mi corazón
donde he estado entumecid@ tanto tiempo.

Sin alma. Mi espíritu durmiendo en algún lugar frio.
hasta que lo encontraste allí y lo trajiste de vuelta a casa.

(¡Despiértame!)
¡Despiértame!
(No puedo despertarme)
¡Despiértame!
(Sálvame)
Di mi nombre y sálvame de la oscuridad.
(¡Despiértame!)
Pon mi sangre a andar.
(No puedo despertame)
antes de que caiga deshecho.
(¡Sálvame!)
Sálvame de la nada en la que me he convertido.

Ahora que se lo que soy si ti
no puedes dejarme.
Respira en mi y hazme real.
Tráeme a la vida.

(¡Despiértame!)
¡Despiértame!
(No puedo despertarme)
¡Despiértame!
(Sálvame)
Di mi nombre y sálvame de la oscuridad.
(¡Despiértame!)
Pon mi sangre a andar.
(No puedo despertame)
antes de que caiga desecho.
(¡Sálvame!)
Sálvame de la nada en la que me he convertido.

Tráeme a la vida.
(He estado viviendo una mentira, no hay nada dentro de mi)
¡Tráeme a la vida!

Congelad@ por dentro sin tu tocar, sin tu amor, mi amor
sólo tu eres la vida entre la muerte..

Todo este tiempo, no puedo creer que no pudiera ver.
Mientras estaba en la oscuridad, tu estabas delante mio.
Parece que haya estado durmiendo mil años.
Has conseguido habrime los ojos.
Sin pensamiento. Sin voz. Sin alma.
No me dejes morir aquí.
Debe haber algo más.
¡Tráeme a la vida!

(¡Despiértame!)
¡Despiértame!
(No puedo despertarme)
¡Despiértame!
(Sálvame)
Di mi nombre y sálvame de la oscuridad.
(¡Despiértame!)
Pon mi sangre a andar.
(No puedo despertame)
antes de que caiga deshecho.
(¡Sálvame!)
Sálvame de la nada en la que me he convertido.

Tráeme a la vida.
(He estado viviendo una mentira, no hay nada dentro de mi)
¡Tráeme a la vida!

Esta es una canción de Evanescence, traducida lo mejor que he podido.

domingo, febrero 05, 2006

Como sugería Voltaire...

...la palabra es el camino hacia otras personas. Vive en silencio y vivirás solo. Todos llevamos tanto dolor escondido en nuestros corazones. Amor dolor y belleza, parece que van juntos, como un pequeño, bonito y confuso lote. La vida es un asunto complicado, es... difícil de entender, llena de sorpresas, algunas buenas y otras malas.


Chris Stevens desde la K-OSO

lunes, enero 30, 2006

Consejos para la amiga de Mr. Azul

Prioridades, objetivos, sueños... cada cual tiene los suyos. A veces irrealizables tanto por uno mismo como por un grupo de personas. Pero son los personales los que tienen más valor que todos los demás. Por eso es tan difícil resistirse a abandonarlos. Cuando no queda otro remedio que hacerlo, un gran hueco en nuestro interior lo reemplaza. Y por eso hay que luchar más denodadamente para alcanzarlos. Aunque nunca se consigan hay que tratar por todos los medios no cejar en el empeño. Una y otra vez, y otra y otra.

Cuando el tema es aunar esfuerzos para formar pareja... todo lo anterior se multiplica exponencialmente, y esa es la razón por la que se necesita la compañía adecuada para el gran viaje. Si no se tiene, el naufragio está asegurado. La búsqueda de compañía puede llevar sólo un instante en ocasiones, pero las más de las veces, es necesario mucha paciencia e incluso (en ocasiones demasiado) ensayo y error. Pero también la gracia del "juego" reside en el "juego". Todo lo que realizamos a lo largo de nuestra existencia, tanto las buenas, como sobre todo las no tan buenas experiencias nos ayudan a conocernos mejor y a conocer mejor a los que nos rodean.

¿Y cómo saber si la elección es la acertada? La respuesta correcta es que no se sabe nunca... al 100%. Pero la especie humana no ha sido "creada" en tales términos de perfección. Al menos tenemos las herramientas necesarias para discriminar bastante bien lo que nos conviene y lo que no. Si se escoje a una persona con la que no se comparten ni prioridades, ni objetivos... ni tan siquiera un sueño... no creo que pueda ser la opción más adecuada.

Todo lleva su tiempo pero... "Hemos olvidado que nuestra única meta es vivir y que vivir lo hacemos cada día y que en todas las horas de la jornada alcanzamos nuestras verdadera meta si vivimos..."

Además... ¿cuál era la finalidad de la vida de una persona? Creo que es pasar "su" tiempo lo mejor posible, lo que implica que debe pasarlo en la mejor compañía posible siempre que le sea posible.

JULIUS ESCRIBE UN CUENTO CORTO

Hoy Julius se ha levantado con una obligación que se ha impuesto a sí mismo, va a escribir un relato corto. A Julius no le gusta escribir, lo que realmente le gusta a Julius es no hacer nada. Cuando Julius no hace nada, realmente no hace nada. No lee un libro, no vagabundea por las calles, no habla con nadie, no piensa en nada, sólo está tumbado con música de fondo. Tiene música de fondo porque Julius cuando no hace nada, no le gusta ni tener que escuchar un solo ruido.

Hoy Julius se ha levantado y se ha impuesto a sí mismo escribir un relato corto, a Julius no le gusta que otra persona le imponga algo. De pequeño solía tirarse por las escaleras para lesionarse y tener que llevar muletas, así la profesora de matemáticas no podía llamar a Julius al encerado. A Julius no le gustaba que le llamaran al encerado, ni siquiera le gustaba que llamaran encerado a la pizarra. Así que Julius decidió tirarse por las escaleras, directamente hacia abajo, primero cerraba los ojos y luego se inclinaba poco a poco hasta que la fuerza de gravedad hiciera el resto, a Julius le gusta la física. Julius se tiraba escaleras abajo por no ir al encerado. A veces se hacía más daño del que él esperaba, y otras apenas se hacía unos rasguños sin importancia, pero Julius es consecuente con sus ideas, no se desalienta ante nada, cuando decide hacer algo, lo hace hasta el final. Cuando se tiraba escaleras abajo y alguno de sus miembros se enredaba con los travesaños de la escalera, subía cojeando y volvía a tirarse hasta acabar con su labor. Julius es muy cumplidor.

Hoy Julius ha decidido escribir un relato corto, como los melangistas ya saben, Julius ha acabado con el maldito clip de ayuda de Microsoft Word, esta victoria moral le ha hecho tomar confianza en si mismo, de hoy no pasa, hoy va a escribir un relato corto.

Julius es un escritor vocacional, solía pasa horas y más horas delante de un folio en blanco sin escribir una sola palabra. Hasta que decidió pasarse a la tecnología digital, y desde entonces se ha pasado horas y más horas delante de una pantalla en blanco sin escribir una sola palabra. Los escritores vocacionales no tienen porque escribir. Julius tiene esto muy claro.

El paso de ser escritor vocacional a escritor en apto es muy sencillo en apariencia, y ese es el gran problema de Julius. Julius odia las apariencias. Una Navidad cuando era pequeño, justo después de acostarse, Julius escuchó un ruido extraño, salió de su cuarto y vio a un hombre de espaldas dejando unos paquetes junto al arbolito torpemente decorado. Julius sabe que Papa Noel no existe, así que se acercó lentamente y prendió fuego al traje de aquel impostor. Ese año Papa Noel no le dejó mas que restos de un juguete de plástico quemado, eso sí, los reyes Magos le dejaron un tren eléctrico, pero Julius tuvo que ir al hospital, donde se recuperaba su padre de quemaduras de primer grado, para recogerlo. Desde entonces a Julius le encanta la Navidad.

Julius babea recordando esas entrañables fecha tan llenas de bonitos recuerdos, pero, ¡NO!, Julius rápidamente se centra, deja escapar las últimas gotas de saliva viscosa y posa sus dedos llenos de cicatrices en el teclado, respira profundamente y? continua respirando profundamente, a Julius hoy no se ocurre nada que escribir, tantos días dejando pasar ideas y horas delante de la hoja en blanco y hoy solo deja pasar las horas. Julius no lo entiende, a Julius le gusta no entender las cosas, pero esto no le sirve de alivio, ya que hoy Julius ha decidido pasar de ser de ser un escritor vocacional a ser un escritor en apto.

Las horas están pasando y Julius sigue frente al teclado, inmóvil, cansado pero impasible. Julius tiene los músculos tensos de no moverlos en horas, pero Julius ha tomado una decisión. Las horas están pasando y Julius sigue frente al teclado, todavía inmóvil, más cansado y todavía impasible. Julius es todo un cumplidor.

La física que tanto le gusta a Julius continúa fiel a sus leyes, y tras el día, llega la noche, y con ella el sueño.

Julius se siente un poco atontado, con dolor de cabeza, pero eso no es lo que más le extraña, nota que su cabeza está demasiado horizontal para estar despierto, ¡MALDICIÓN!, exclama Julius, a Julius le gustan las palabras con significado negativo, como maldición, muerte, desolación y madre. Julius se incorpora silbando, para que nadie se dé cuenta que se ha dormido mientras intentaba trabajar.

Julius se incorpora silbando porque a Julius le va el rollo clásico. Julius sabe que no hay nadie en su casa, desde que mató al gato no hay nada vivo en su casa, pero aún así Julius se incorpora silbando.

Julius se incorpora silbando y enfrente suyo el destino ha obrado el milagro. La pantalla está parcialmente en blanco, solo manchada por las letras que ha escrito al dejar caer la cabeza sobre el teclado cuando se ha dormido involuntariamente.

Julius sonríe satisfecho. Julius sabe valorar el trabajo bien hecho, acaba de escribir su primer cuento corto. Julius ha pasado de ser un perpetuo escritor vocacional a ser un escritor en apto.

Julius coge el ratón lo mueve hasta hacer coincidir una pequeña punta de flecha blanca encima de un cuadrado rojo en el que hay una pequeña cruz blanca y pulsa el botón de la izquierda. Julius ve un como aparece una ventana en la pantalla del ordenador que le pregunta algo, le da dos opciones, Sí, No y Cancelar. Julius no se lo piensa, responde No, a Julius le gusta las palabras con significado negativo, como maldición, muerte, desolación, madre y No.




Este relato esta basado en el personaje de Julius, que apareció en el programa de RNE 3 Especia Melange.

Inspetor Clouseau.
?It won't be easy, that is why I have always failed where others have succeeded!?

sábado, enero 28, 2006

El relato

Este es un hecho real. No es invención. He tratado de que no hubiera ninguna interferencia externa. Pero es muy difícil. Trataré de todos modos de ceñirme sólo a hechos y a frases exactas de los protagonistas. Que no se diga que no he intentado ser justo.

El relato viene de la experiencia que ha tenido mi mejor amiga con un chico. No pondré nombres, ni siquiera ficticios. Serán sólo 'la chica' y 'el chico'. Por supuesto, esto es un relato que viene de la parte de la chica y además, de segunda mano, ya que lo escribo yo. Así pues, se deberá confiar en mi memoria y en la de la chica. Y se deberá recordar también el hecho de que son las cosas vistas desde la posición de la chica.

Aún así, como ya he dicho antes, intentaré ser lo más ecuánime que pueda y trataré por todos los medios de contar las cosas con la mayor neutralidad posible.

Mi amiga conoció por casualidad a un chico. Por casualidad empezaron a verse muy a menudo y por casualidad también, acabaron pasando mucho tiempo juntos. A mi amiga la verdad es que no le gustaba el chico. Le parecía una persona superficial. Un poco niñito y desde luego, no muy guapo. Y aunque le gustaba cómo vestía, lo cierto es que no le hacía mucho caso.

Lo cierto es que a mi amiga le gustaba el amigo del chico. Pero cada vez que trataba de hablar con él a ver si podía haber algo, este siempre se escapaba y acababa cantando alabanzas sobre su amigo, el chico. Y mi amiga siempre contestaba que aquel no le hacía mucha gracia.

Hace dos veranos el chico y su amigo estuvieron en la playa una semana. Al volver se pusieron a hablar con la chica y el amigo comentó que el chico se había ligado a la chica más guapa del bar al que habían ido de marcha ese fin de semana. La descripción fue bastante explícita. El chico se había beneficiado a la chica. Por la impresión de mi amiga parecía que lo habían hecho en un portal o en un coche. A mi amiga la liberalidad en forma de hablar del chico no le gustó mucho. Le preguntó sobre el día siguiente y el chico contestó que era un rollo de verano y que al día siguiente si te he visto no me acuerdo. Que no había nada de lo que arrepentirse. Bueno -dijo la chica-, ¿y si le gustas y te dice que quiere verte otra vez? Pues se le da un número falso -contestó el chico rápidamente. Eso si que no le gustó nada de nada a la chica. Pero como no era su problema y el chico no le importaba, no dijo nada más.

Pero pasaron los meses. Y por casualidad empezaron a hablar más a menudo. Y la chica empezó a ver cosas en el chico que no había visto antes. Vio que no era tan niño como le había parecido. Vio su forma de ser y le gustó. Pero sobre todo, vio su gran corazón y no le gustó. Le encantó. Era un corazón hermoso, grande. Brillaba más que el sol. Dulce como una noche cálida de verano llena de estrellas. Era la cosa más hermosa que la chica había visto jamás.

Le gustó tanto que dejó de lado todo lo demás. Y empezaron a enredar. Ya se entiende a lo que me refiero. Mucho jaja, jiji. Muchas insinuaciones, muchas risas. La chica no estaba segura del chico, la verdad. Pero con ese corazón, con ese corazón y con esos ojos con los que la miraba. Ella empezó a confiar. Y siguieron enredando. Mensajitos, mails, ya se sabe.

Una noche quedaron a cenar. Y mientras hablaban el chico le planteó tres dudas a la chica. Una era que porqué antes ella no se había fijado en él. Ella le contestó que antes no lo conocía más que superficialmente y que para conocer a alguien a veces se necesita tiempo. El chico pareció aceptar la respuesta. La otra duda era que porqué a otros chicos los trataba igual que a él. ¡Caramba! Pensó mi amiga. ¿Qué es esto? ¿Celos? ¿Inseguridad? Mi amiga no lo sabía, pero le aseguró al chico que no había ni punto de comparación entre lo que hablaba y les decía a otros chicos que lo que hablaba y le decía a él. De nuevo pareció que la respuesta le era válida.

La tercera duda mi amiga no la recuerda. Si que recuerda que la rebatió exactamente igual que había rebatido las otras. Y con la misma reacción positiva aparentemente por parte del chico.

Durante la cena, la chica le tiró los tejos al chico. Y el chico le dijo que no. Mi amiga le contestó que no lo volvería a molestar más. Y el chico respondió: "¡Pues si que te rindes pronto!". Eso a la chica le pareció algo positivo. Nunca pensó que él no estuviera hablando en serio.

Varios días después, volvieron a quedar a cenar. Y yendo en el autobús al restaurante, empezaron a besarse. Cenaron tranquila y alegremente. Al acabar la cena, la chica acompañó al chico a casa. Antes de llegar se sentaron en un banco en la calle, cerca de la casa del chico. Y empezaron a besarse de nuevo. El chico acabó disfrutando de las caricias y los besos de la chica en cuatro ocasiones. Y no fueron más de casualidad. A la chica no le parecía un lugar muy adecuado para lo que estaban haciendo, pero no iba a perder la oportunidad de estar con el chico.

Mientras llegaban a casa del chico, este se dio cuenta que ella no había disfrutado del momento tanto como él. Y se lo dijo. La chica contestó que con que él hubiera disfrutado, se daba por contenta. Y aunque era verdad, también era verdad que el lugar donde estaban no le parecía el sitio más adecuado para ir más allá.

Durante más de dos semanas todo fueron besos y abrazos. Besos en el autobús, abrazos en las paradas. Fueron días de 'corazones y princesas'. Fueron para mi amiga días de FELICIDAD. Que no de felicidad o de Felicidad.

Un fin de semana la chica le dijo que sus padres no estaban en casa y que se pasara por la tarde. La cosa era bien clara. Pero el chico dijo que tenía cosas que hacer esa tarde. Las cosas que tenía que hacer las habría aparcado la chica sin dudarlo para estar con él. Pero para él eran importantes. Así que la chica le dijo que estaba bien. Que las hiciera. Pero que le sentaría muy mal si no las hacía.

A las 20:40 de esa tarde la chica recibió el siguiente mensaje en el móvil: "No estés triste. Yo también quiero quedar contigo. Sólo es que tengo que poner un poco de orden en mi caos. ¿Me ayudarías? He dormido una siesta de tres horas. Muchos besos." Aquello le pareció una burla a la chica y le mandó un mensaje muy hiriente. Luego se arrepintió un poco y le mandó un mensaje de apoyo diciéndole que contara con ella.

Al día siguiente la cara del chico era un poema. Triste y serio. La chica se asustó de verlo así. Intentó hablar con él. Fue muy difícil, pero al final lo consiguió. No recuerda la conversación con exactitud. Pero si dos de sus frases: "Te mandé ese mensaje porque yo también quería estar contigo" y "Me has causado mucho estrés." La chica se arrepintió más profundamente de lo que jamás se había arrepentido de hacer algo. Sobre todo viendo el estado en el que parecía estar el chico. Así que fue divertida para él. Y le hizo bromas y le animó hasta que pareció que el chico volvía a estar como antes. ¡Ufffff! Pensó mi amiga. Casi la cago del todo con él. Y no es eso lo que quiero. No se lo merece.

A los días de ese caso, el chico tenía que irse de viaje al extranjero. Tres semanas sin verle. Así que mi amiga le dijo que lo iba a olvidar con tantos días. Si ni siquiera tenía una foto de él.

Al día siguiente el chico le trajo una foto y se la puso en la cartera a la chica.

El día antes de irse, quedaron para verse en un bar. Hubo de nuevo besos y caricias. El chico sabía que a la chica no le hacía gracia que se fuera de viaje. "No estés triste", le decía. Curiosamente no se daba cuenta que la chica habría hecho cualquier cosa por haber ido con él en aquel viaje o en cualquier otro. Habría hecho cualquier cosa que a él le gustara. Incluso llegó a comprarse ropa que a ella no le gustaba y ponérsela sólo por él. Pero esa es otra historia en la que no voy a entrar ahora.

Entre besos y caricias, la chica miró al chico a los ojos y le dijo: "Cualquier cosa que te haga feliz a ti, me hace feliz a mí. Si irte de viaje te hace feliz, yo soy feliz".

Entre besos, el chico le preguntó que quería que le trajera de recuerdo del viaje. La chica le contestó: "Vuelve tú. Sólo quiero eso. Tú. No me traigas nada más que a ti."

La chica asegura que uno de los besos que se dieron aquel día es "inolvidable".

Y el chico se fue de viaje con la promesa de la chica de escribirle un correo electrónico todos los días que estuviera fuera. Y la chica cumplió. Todos los días un correo. Correos dulces y románticos. Correos de amor. Con fotos de sitios hermosos y con piropos para él. Uno cada día sin falta.

Él respondió a muy pocos. A la chica eso le daba miedo, pero bueno, era lógico. No siempre podía el chico acceder a un ordenador.

Y al fin el chico volvió.

Y si te he visto no me acuerdo.

Ni una llamada. Ni un mensaje. Nada. Al menos nada personal. No como antes.

La chica intentó hablar con él. Intentó verlo. Fue difícil, pero lo logró. Y no hubo besos, ni caricias, ni abrazos sin pedirlos.

Pero la chica no podía dejar de pensar en cómo era el chico. No me dejará abandonada sin nada. Algo me dirá.

Al final coincidieron y la chica le planteó al chico aquello del: ¿qué pasa con esto? Y el chico contestó que tenía dudas. Bien, vale, pensó la chica. Las dudas no son malas. Todos las tenemos. Pueden venir de miedo a no saber lo que yo sienta o a no estar seguro de lo que pueda pasar. Pues que no sea por inseguridad, se dijo la chica. "Yo no tengo dudas" dijo mi amiga al chico. "Yo me arriesgo". Eso le dijo, confiando en el corazón del chico. Me arriesgo. Con todas las consecuencias. Con valor. Para darle confianza a él y que hiciera lo mismo. ¿Cómo puedo plantear algo así y no arriesgarme yo? Se decía. Habría sido completamente ilógico para ella no arriesgarse. No arriesgarse por él.

Pero la dejó con las dudas. "Tengo dudas".

Y pasaron las semanas. Y las semanas fueron un mes. Y las semanas pasaron. Y no había respuesta a las dudas. Como si nada. Mi amiga seguía siendo atenta y amorosa con él. Mi amiga es muy detallista. Y en esas fechas tuvo montones de detalles con él. Confía en mí. ¿Qué mas necesitas para confiar en mí? Eso le quería decir a él con cada uno de esos detalles.

Pero no había forma de quedar a hablar con él.

Al final lo consiguió. Un día de mucho calor quedaron en un bar. Y el chico se dedicó durante la media hora que estuvieron en el bar a criticar todas y cada una de las decisiones y acciones de la chica durante la semana previa. Sin piedad. Tratándola como si fuera peor que una adolescente.

Y mi amiga aguantó el chaparrón. Pensando en el daño que le estaba haciendo. Así que al final la chica le preguntó: ¿Qué hacemos pues con esto? Y con un hilo de voz, que casi no se le pudo oír, el chico dijo: no. No y nada más.

Aunque la chica ya lo esperaba, no por ello dejó de ser horrible para ella. Un no sin más. No un no de película romántica donde hay una explicación mas o menos coherente y una esperanza de una vida futura mejor. Fue sólo un no.

A partir de aquí, no consideraré a ninguno de los dos inocente de sus actos. Ya se sabe cómo son estas cosas. Aunque se me permitirá considerar a mi amiga mucho menos culpable que a él. De hecho, creo que en la mayoría de las ocasiones fue demasiado buena con él. Pero ella quería saber cuales habían sido los sentimientos de el durante esas semanas de FELICIDAD. Y él no decía nada.

Así que le atacó. Le atacó con saña. Sin piedad. Lo mismo que ella había sentido que tenía que pedirle a el perdón, no entendía que él no tuviera que pedirle perdón a ella. Lo que oyó de el fue: "Lo siento". Que no es en absoluto ni parecido a pedir perdón. La única mención a la palabra perdón por parte del chico fué la siguiente frase: "me perdono y te perdono". Una frase que la chica cree debería estar en los anales de la Historia. Me perdono y te perdono.

Aún así, mi amiga no tenía ni idea de los sentimientos del chico. Y seguía queriendo saber cuáles habían sido. Hace dos meses consiguió recibir el siguiente correo de él:

"Sólo somos conocidos. Acuérdate de eso, para poder acabar con todo esto de una vez por todas. Dijiste que no tenías claro cuales eran mis sentimientos, pues bien, aquí va: nunca he estado enamorado de ti y nunca he sentido atracción por ti. Simplemente quise conocerte y sentía quería ayudarte a parte de ver si podía surgir algo, pero nunca surgió. Vi las cosas buenas que hay en tí, y por eso dí una oportunidad, diciéndote de antemano las dudas que yo tenía. Para mí no ha sido una relación. Y por favor no quiero volver a escuchar nada de este tema ni escuchar que hablas o escribes sobre esto. Ya sabes lo que tienes que hacer y es olvidarme y olvidarte de lo que pasó (para eso debes devolverme la foto). No quiero volver a hablar de esto. Espero que te haya quedado todo muy claro ya. Yo te ofrezco mi ayuda como amigo, pero no debes tomar esto como un interés por mi parte de tener algo contigo.

Soy tu amigo."

Ya hace más de seis meses del no. Y más de dos de este mensaje. No sé si queda claro en este relato cómo se ha sentido mi amiga. O cómo se siente. Hay más detalles que no he puesto en este relato por no alargarlo así que no sé si he sido claro. Pero lo que si sé es que me siento inútil porque no puedo hacer nada por ella. Conseguí que se sintiera mejor cuando le hice darse cuenta que, según los hechos y detalles ella me contaba, estaba seguro de que le había gustado. Le dije: "¡Fíjate! Le has tenido que gustar". Y eso si que la animó. Bueno, le gusté. Al menos le gusté, se decía. Eso si es positivo.

Y después este mail.

¿Qué puedo hacer por ella ahora?

PS: Un día de esos en los que mi amiga estaba plenamente destruída, el chico se puso a cantarle esta canción. Para mi amiga fue un momento horrible el de esta canción. ¡Es una canción para un rollo de una noche! Y lo primero que hizo mi amiga fue avisar, tanto al chico como a su amigo, que ella no estaba para rollos. Que no quería ningún rollo. ¿Cómo podía imaginar que le iba a sentar bien que le dijera que no había sido un error? Había confiado en él.

PS2: Tanto el amigo del chico como el chico le dijeron a mi amiga que si sus relaciones siempre le habían ido mal, que mirara a ver si es que no había algo malo en ella. Seguramente, al ver lo mal que estaba mi amiga, su intención era animarla con estas palabras.

PS3: El chico le dijo a mi amiga que se fuera de viaje. A ver si se distraía con eso. A mi amiga no le gusta viajar, pero por circunstancias de la vida, se fue de viaje. Todos los días de ese viaje encontró algo que le hizo pensar: "Que bonito regalo sería esto para él." Nada mejor que ir de viaje para distraerse y cambiar de vida. Sí, señor.